Dos días en Bolivia nunca vienen nada mal

Escrito por Proyecto Viajar

Llegamos a Villazón literalmente corriendo. Se nos va el tren. Dale que podés, estos 350 monederos, más la ropa, la heladerita, no pesan tanto, es un toque, ya llegamos, dale, dale!! Había que meterle pata. Habíamos tirado los dados y había salido Tren. Cambiamos rapidísimamente unos dólares por bolivianos y quisimos ahorrarnos los 8 pesos locales que nos costaría el taxi hasta la Estación de Tren de Villazón. Así que corrimos. Yo hasta la mitad del camino, donde casi me desplomo por la falta de oxígeno. La fronteriza se encuentra a no menos de 3447 msnm, y nosotros apurados con todo ese peso encima, imaginate. Nacho me alivianó el equipaje y continuamos, ya pensando que era imposible: eran las 15.10, salía 15.25 hs.

Orurolow5
Milagrosamente, llegamos unos minutos antes de la polvorienta partida del Wara Wara. Compramos tickets y no podíamos creer estar sentados ahí. Nos ibámos a Oruro en tren. Recuperamos el aliento.
Luego de 17 hs de viaje, de paisajes de película y un sarandeo estilo samba salteña del tren, pisamos Oruro.
Tras el ritual clásico de búsqueda de hospedaje, quisimos relajarnos.

Orurolow7
Nos recibió una habitación helada que permaneció helada durante toda nuestra estadía: 2 días. Haciendo caso omiso al cansancio, al frío y a la altura, que ahora subía a los 3735 msnm, salimos al encuentro de la ciudad.
Les dejamos un puñado de instantáneas que reflejan nuestro breve, pero intenso paso por el vecino país.

Orurolow1 Orurolow2 Orurolow3 Orurolow4 Orurolow6

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.